Tacomplicado, pero entre dos, se puede

En una fiesta, dos desconocidos se ayudan mutuamente a enfrentar sus problemas. Esta es la premisa de Tacomplicado, la historia de una situación común que, gracias a Ley Olimpia, puede cambiar.

Por: Paulina Sánchez | @_paulinna19

En el momento en el que una persona sale de una fiesta para ir por tacos y luego regresa, “hay algo, siempre hay algo” explica Daniela Avilés, directora, escritora, productora y actriz del cortometraje ‘Tacomplicado’, un proyecto estudiantil que se exhibió en el Festival Internacional de Cine Monterrey (FIC) y en el Lift-Off sessions, festival del Reino Unido. 

Daniela Avilés estudia Comunicación y Medios Digitales en el Tec de Monterrey. Para una de sus clases el invierno pasado le pidieron hacer un cortometraje. Después de un proceso creativo limitado por la pandemia, logró escribir, dirigir, producir y actuar en Tacomplicado, un cortometraje donde dos desconocidos se conocen afuera de la misma fiesta, y deciden arreglar su noche en una taquería.

A Daniela siempre le ha gustado escribir, su gusto por la escritura creativa comenzó cuando tenía 13 años. Escribía ficción y narrativa. En 2018 entró a la carrera de comunicación pensando «ah, a todos les gusta el cine, pero no sé si yo me vea haciendo esto». A pesar de haber llevado las primeras materias de cine ella pensaba «sí qué padre, pero quizás no es lo mío». Pero poco después se dio cuenta de que probablemente el cine sería su futuro. 

“La segunda materia de cine que llevé realmente como que algo me hizo click, algo me inspiró y me encantó la idea del cine como medio, que no solo es la parte narrativa, es la parte visual, es la parte de la música, es la parte de toda la actuación. El hecho de que es tan rico en recursos para contar algo, eso fue lo que me enamoró», explica. 

Para Daniela, haber visto su cortometraje en la pantalla de cine como parte del FIC Monterrey representó una sensación “muy rara pero padre”. El hecho de recibir ese reconocimiento la motiva para seguir haciendo cine.

“A final de cuentas lo haces para que la gente lo vea y los festivales son un gran medio para eso. Como fue la primera vez que lo vi en una pantalla de cine, se siente bastante”, platica sobre su experiencia.

La historia de Tacomplicado

Para ver el cortometraje da click aquí. Necesitarás poner una contraseña para verlo, la contraseña es postdata

El corto, Tacomplicado, empieza cuando Marina y Joaquín son desconocidos que se encuentran afuera de una fiesta. Luego se dan cuenta de que cada uno ha decidido salirse del evento porque está atravesando una situación complicada. Marina enfrenta el hecho de que durante la fiesta divulgaron sus fotos íntimas, y Joaquín tiene una relación incómoda con los anfitriones.

Para escapar de la circunstancia difícil que cada uno vive, deciden ir por tacos y abandonar la fiesta en la que todos los juzgan. Después de su estancia en la taquería, Marina y Joaquín hacen un plan para regresar a la fiesta y resolver sus respectivos conflictos. Así, con apoyo mutuo, vuelven para reivindicarse y hacer justicia. 

Foto: Cortesía Daniela Avilés

Tacomplicado es una historia de reivindicación que solo es posible gracias a la Ley Olimpia, una ley que nace a partir de la iniciativa de Olimpia Corral Melo, una joven que, después de ser víctima de la difusión de material íntimo sin su consentimiento, se dedicó a promover una ley que le diera justicia a personas que pasaran por lo mismo que ella. La Ley Olimpia califica como delito “divulgar, compartir, distribuir y publicar imágenes, videos o audios de contenido íntimo sexual de una persona sin su consentimiento”.

Daniela Áviles explica que el concepto del cortometraje no existiría sin la Ley Olimpia. “Esa historia de justicia no sería posible si no se penalizaran estos delitos. Entonces, hago un agradecimiento a Olimpia Corral Melo, porque realmente es la que le dio vida a la historia. Sin ella y su trabajo, sin lo que vivió, sin lo que luchó y sin lo que logró, una historia como esta no sería posible”, comenta.

La directora también comparte que “cuando estás en una situación así, lo que más necesitas es valor”. Por eso para ella era importante que cada personaje enfrentara su propia situación a partir del acompañamiento mutuo. Explica que, “no quería mandar este mensaje raro, equivocado, de que ah, mira, si alguien más resuelve mi conflicto por mí, ya está’.

Así mismo, añade que con la historia del cortometraje espera que la audiencia reflexione que “realmente deberíamos de compartir más y deberíamos de apoyar más en general, sea un extraño, sea alguien que conoces. A final de cuentas cada quien enfrenta lo propio pero siempre se puede estar ahí para alguien aunque tú no le vayas a arreglar las cosas”.

La escritora y directora también explica que el lenguaje audiovisual y los recursos cinematográficos le permitieron lograr que los personajes se sintieran capaces de afrontar sus realidades. La música, la fotografía y los colores permiten “darle poder a los personajes”.

El crew que participó en la realización estuvo conformado por Daniela Avilés como guionista, directora, actriz y productora, Javier García como productor, Patricio Márquez en fotografía y Arturo Dávalos en diseño directo. El diseño sonoro y la música fue realizada por Jorge Porragas, miembro de “Newbury Slim”. 

A futuro, Daniela Avilés planea terminar una serie de cortometrajes que hasta ahora ha sido su proyecto más grande. El título del proyecto es intimidades en interiores y es una antología de cinco cortos con una misma temática, conectados entre sí. 

Recuerda que puedes ver el cortometraje aq. Necesitarás poner una contraseña para verlo, la contraseña es postdata.

Comparte en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp