¡Se vende! Arte digital

Conoce una nueva tendencia digital –y hasta cierto punto “cultural”–, los NFTs

Por: Rolando Mata | @rolaquils

Durante los últimos meses se ha hablado mucho en distintos medios de comunicación de una nueva tendencia digital –y hasta cierto punto “cultural”–, los NFTs. Cada vez se vuelve un poco más común enterarnos de que alguna celebridad se ha involucrado en el mercado de compra-venta de NFTs; desde artistas como Grimes, su novio Elon Musk, hasta deportistas de la talla de Patrick Mahomes e incluso, recientemente se dio a conocer que se vendió el gif original de Nyan Cat por $690,000 USD utilizando NFTs.

NFTs: Debunked

En pocas palabras, los NFTs son piezas de arte digital únicas o limitadas; pueden ser gifs, jpg, mp3, mp4 o básicamente cualquier otro formato multimedia que puedas imaginar. Estas piezas de arte han cobrado relevancia porque le permite a los artistas digitales poder capitalizar su trabajo de una manera que antes no era posible, ya que anteriormente si alguien hacía una pieza de arte digital lo más probable era que la gente la compartiera de manera ilegal a través del internet sin que le generarán regalías al autor.

Pero para entender un poco más sobre el funcionamiento del mercado de los NFTs, hay que saber que su definición se traduce como tokens no fungibles (Non-Fungible Tokens, por sus siglas en inglés); es decir, tokens digitales únicos, que no pueden ser reemplazados, a diferencia de muchos de los bienes que consumimos. Por ejemplo, si yo tengo un dólar, puedo venderlo por pesos mexicanos y después comprar otro dólar igual al anterior y exactamente con el mismo valor; esto porque el dólar es un bien fungible, pero en el caso contrario, si yo soy dueño de la Mona Lisa, no puedo cambiarla por otra Mona Lisa porque solamente existe una que es auténtica, esta obra no es un bien fungible y, por lo tanto, su valor es mayor.

Enter: The Blockchain

Ahora bien, una vez que entendimos de manera general qué son los NFTs, hay que adentrarnos en cómo es que se asegura la autenticidad de las piezas de arte.

La mayoría de los NFTs se encuentran en la blockchain de Ethereum. Las blockchains, en términos sencillos, son bases de datos descentralizadas a las que cualquiera puede tener acceso. Cada transacción que se haga dentro de esta blockchain queda registrada en la misma con algo que, para fines prácticos, funciona como una firma digital; esta firma es conocida como hash. Entonces, si un artista sube alguna pieza de arte a la blockchain de Ethereum, esta pieza automáticamente se convertirá en una firma única, garantizando de esta forma su autenticidad. Es este detalle el que genera que el valor de las piezas de arte se eleve tan drásticamente.

Además, esta tecnología le da la libertad a los artistas de agregar “cláusulas” al arte que realizan, y tienen la opción de ganar regalías si su trabajo es revendido en un futuro, ya que, Ethereum permite la incorporación de smart contracts en su blockchain. De hecho, los títulos profesionales que el Tecnológico de Monterrey emite de manera digital, están dentro la misma blockchain de Ethereum y también son otra forma de smart contracts.

El lado oscuro de los NFTs

Si bien, los NFTs parecen la solución perfecta para el problema de violación de copyright –del cual son víctimas muchos artistas–, esta herramienta también posee desventajas. La principal razón por la que se le critica tan duramente es por el impacto ambiental que genera. 

Las blockchains –y la crypto culture en general– funcionan gracias a computadoras potentes que resuelven algoritmos, pero al ser algoritmos tan complejos es necesario que las computadoras utilicen una cantidad exorbitante de energía para poder funcionar correctamente. El problema es que no existe una infraestructura mundial con tecnologías para generar energía limpia; por lo tanto el uso de todo lo relacionado con la “crypto cultura” daña de manera bastante considerable a nuestro planeta.

Entonces, al final nos quedamos con un dilema. Por una parte favorecemos a una comunidad que a lo largo de la historia se ha visto afectada a tal grado de no poder tener un estilo de vida redituable al dedicarse al arte y, por otra parte, también perjudicamos al planeta por no utilizar energías renovables. Aquí ya es cuestion de cada uno de nosotros decidir si apoyamos el uso de NFTs o no.

Comparte en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp