Se aplican vacunas contra Covid-19: La promesa de EE.UU.

Desde antes de que las vacunas llegaran a México, Estados Unidos ya había iniciado a aplicarlas a la población en general. Muchas personas decidieron viajar al país norteamericano para protegerse del virus y terminar con la pandemia “personal” que cada una vivía

Por: Paulina Sánchez Hernández | @_paulinna19

No es ninguna sorpresa que muchas personas en México se hayan ido a vacunar a Estados Unidos. Las razones que motivan a la gente a cruzar la frontera para recibir la vacuna son múltiples, pero hay dos en específico que enmarcan todas las demás: la protección del virus y la lenta distribución de vacunas en México. 

La distribución tardía de vacunas en México responde a la repartición mundial del producto médico. Desde el inicio, se supo que los países ricos como Estados Unidos acapararon la mayoría de las vacunas; así EE.UU. tenía un exceso de vacunas, mientras que otros países en Latinoamérica no tenían nada. En respuesta a ello muchas personas con posibilidad económica y social, decidieron irse a vacunar a Estados Unidos. 

Para ir a vacunarse a Estados Unidos se necesitan por lo menos los siguientes tres requisitos: 1) documentación, es decir, visa y pasaporte 2) posibilidad de hospedaje, ya sea en un hotel o con familiares, y 3) posibilidad de transporte en avión, con precios que van desde tres mil pesos hasta los diez mil pesos.

Desde antes de que las vacunas llegaran a México, Estados Unidos ya había iniciado a aplicarlas a la población en general. Muchas personas decidieron viajar al país norteamericano para protegerse del virus y terminar con la pandemia “personal” que cada uno vivía. 

Casi la mitad de los estados de la unión americana no solicitaron ningún tipo de requisito para aplicar la vacuna, por ejemplo Texas, que desde el 29 de marzo del  2021 anunció que no habría requisitos de residencia o ciudadanía para recibir la vacuna anti Covid-19. 

De hecho, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) han anunciado que la decisión de vacunar o no a visitantes temporales, recae en los estados y en la oficina de aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Ana Teresa es mexicana, tiene 22 años y, junto a su familia, fue a Estados Unidos a vacunarse. Viajaron desde Monterrey el 28 de abril para recibir la vacuna, pues una pariente que vive en Houston les ofreció alojamiento durante un mes para recibir ambas dosis de vacunación. 

Su experiencia de vacunación en Texas fue fácil. Ella se vacunó en el Hospital Methodist después de haber hecho la cita, recibió la vacuna de Pfizer. De hecho el día que tenían la cita para ir a vacunarse se perdieron en el camino de la casa al hospital, causando un retraso de 15 minutos pero de todas maneras los recibieron en el módulo de vacunación correspondiente.

“Me sorprende la rapidez con la que fue. Nos hicieron preguntas básicas, de si habíamos tenido contacto con alguien que supiera que tuvo Coronavirus en los últimos 15 días, si habíamos salido, si nos habíamos enfermado o si estábamos enfermos ahorita, y no, nada de eso. Todo fue súper rápido, súper casual”, narra sobre su experiencia.  

Paola, de 22 años, también viajó a Estados Unidos para vacunarse. Aunque ella se vacunó en una clínica, relata que pudo observar el proceso de vacunación en un Walmart. Ella estaba en el área de ropa del supermercado y se percató de que había gente vacunándose a su lado, como si la vacuna fuera un producto más o como si fuera parte de la lista de despensa de esas personas. 

Estados Unidos, resalta por su cultura de consumo, de supermercados y de centros comerciales. Gracias a esa cultura de consumo y masificación, es probable que se pueda encontrar casi cualquier producto que se quiera adquirir. Ciertamente la vacuna no se quedó atrás en este sentido, también se adquiere fácilmente. Algo que parece casi carnavalesco es el hecho de que haya tanto acceso a las vacunas que incluso en los supermercados puedes registrarte para recibir ahí mismo la inyección.

Para este momento, en Estados Unidos se han administrado cerca de 251 millones dosis. Hay 108 millones de personas vacunadas, lo cual representa al 32% de la población. México, por su parte, ha logrado inocular a 19 millones de personas, es decir, cerca del 8% de la población. 

Lo que es cierto también es que viajar a Estados Unidos para recibir la inmunización contra el Covid-19 supone un gasto que no todas las personas pueden pagar, por lo tanto, es un privilegio ir a vacunarse ahí. Las agencias de viajes ofrecen paquetes en los que “incluyen el vuelo a Estados Unidos, la recogida en el aeropuerto, el alojamiento y el traslado a un centro de vacunación por unos 20.000 pesos (unos US$1.000)”, según información de la BBC.  

Esto es una realidad, pues Paola detalla que en el Aeropuerto de Monterrey los vuelos que salen van hacia Houston y San Antonio. Comenta que en la sala de espera del aeropuerto era común escuchar “ya quiero llegar a vacunarme” y “regreso en unos días, me voy a vacunar”. 

Es cierto también que, la pandemia por el Coronavirus se trata de un problema mundial y para solucionarlo se requiere que también la vacunación avance a nivel mundial. Las desigualdades entre países han entorpecido el acceso a la inmunización. Hay que tener en mente que países como Bolivia, Ecuador y Perú no han logrado superar las 10 millones de dosis aplicadas hasta el día de hoy. Simultáneamente, el presidente de los Estados Unidos propuso liberar la patente de las vacunas para acelerar el ritmo de vacunación. 

Comparte en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp