Tick, Tick… Boom: Samuel García visita el Tec

En un esfuerzo por delinear las acciones tomadas durante la actual crisis hídrica, Samuel García presentó su Plan Maestro para Garantizar el Agua en el Tec de Monterrey

Por: Rita Gutiérrez | @AUTHORITARIAN

El lunes alrededor de las 9 p.m. se hizo un anuncio en varias cuentas de estudiantes miembros de la FETEC y la propia organización estudiantil: Samuel García visitaría a las 10 a.m. del día siguiente las instalaciones del Tec de Monterrey para presentar su Plan Maestro para Garantizar el Agua de Nuevo León. A pesar de que el evento comenzaba a las diez de la mañana, a las nueve el auditorio de la biblioteca ya se encontraba casi lleno, a las 9:30 se contaba con aforo completo y varias personas permanecieron haciendo fila afuera del auditorio esperando la oportunidad de poder entrar en vano. 

Los siguientes 20 minutos en los que se esperaba su llegada se sentía una atmósfera de emoción casi tangible entre los presentes en el auditorio, principalmente estudiantes. A medida que se acercaba la hora varios asistentes comenzaron a comentar entre ellos las preguntas que pensaban hacerle al gobernador de Nuevo León. “Pero dale preguntas duras, no seas de los que quieren quedar bien”. Esos eran los tipos de comentarios que se prestaban en los minutos antes de que empezara la presentación. 

Finalmente, alrededor de las diez de la mañana se apreciaba desde el interior del auditorio cómo Samuel García ya había llegado junto con miembros de su equipo y se acercaban hacia el interior. El volumen dentro del auditorio subió considerablemente solo para bajar estrepitosamente en el momento en que el gobernador se encontrara ya frente a la audiencia. El vocero del Tec de Monterrey, al introducir el evento, resaltó que: “Estamos convencidos de que tenemos que involucrarnos en la construcción de un mejor futuro”. De ahí la motivación detrás del evento con el gobernador de Nuevo León y de Juan Ignacio Barragán, director de Agua y Drenaje. Se recibió al mandatario haciendo énfasis en que el Tecnológico de Monterrey era su casa, y que a pesar de que ya había habido otros gobernadores del estado que fueran EXATECs, esta era la primera vez que se tenía a uno que contara tanto con una licenciatura como con múltiples posgrados expedidos por la institución. 

“Vengo a hablarles de un tema que va a ser un tema ya para siempre. Va a ser un tema que nuestra generación va a resolver. No tengo duda de eso. Se trata de un plan a muy largo plazo. Siempre estamos criticando o vemos mal que los gobiernos cada seis años crean que inventamos el hilo negro o el agua tibia, […] haciendo cosas que son ocurrencias. Y yo creo que otros países pues al menos son responsables, diciendo que hay temas que no se deben politizar, que se deben de hacer en términos de técnica. Lo que no se planea cuesta el triple y se tarda el doble”. A lo largo de la explicación sobre el Plan Maestro se siguió haciendo énfasis en que las medidas se diseñaron no desde ambiciones políticas, sino desde la ciencia. Aunque no se hizo referencia explícita a las instituciones directamente relacionadas con los estudios realizados para el diseño de este Plan Maestro ni a cualquier estudio en general. 

Llegó a declarar que la crisis de agua experimentada en Nuevo León se debe a que en parte el estado es “víctima de su propio éxito”. Hizo mención específicamente del crecimiento poblacional que ha experimentado la Zona Metropolitana de Monterrey en los últimos años y del crecimiento que se proyecta a futuro. “A Monterrey llegan 120 mil foráneos por año. Es un San Pedro por año, más los nuevoleoneses que cada vez crecen más, porque ya se convierte en la natalidad de foráneos y locales. A esta ciudad llegan de 180 a 200 mil nuevos habitantes por año. Cuando salgamos [la población] ya estará en 8 millones de personas”.

El plan en sí consta de tres fases, que son correspondientes a las acciones y proyectos que se esperan para el corto, mediano y largo plazo. El primer paso del Plan Maestro ya se encuentra en curso; se refiere a la reducción de presión generalizada, la revisión de medidores de agua y el comienzo de los procesos burocráticos necesarios para la realización de la segunda y tercera fase del plan, las cuales involucran la construcción de pozos y nuevas presas para el suministro de agua. Se habló de una gran inversión en el mantenimiento necesario para la red de agua de Nuevo León y también acerca de una financiación para la nueva infraestructura. Al momento de hablar de cada una de las fases se hizo una constante mención del pésimo estado en el que la administración anterior dejó al sistema de Agua y Drenaje. “El coraje es, ¿por qué nada de esto se hizo antes? ¿Por qué nos dejaron la bomba?”.

Como ya se había observado durante los primeros días en los que el gobierno estatal comenzaba a implementar sus medidas para lidiar con los bajos niveles de agua, se hace un gran énfasis en que el problema de la falta de agua es un problema que: “nos involucra a todos”, por lo tanto se adjudica responsabilidad individual a cada uno de los ciudadanos. El consumo de agua actual del estado es de 16 mil litros de agua por segundo, el gobernador considera que, incluso cuando se llegue a asegurar el suministro de agua hasta el año 2050, los ciudadanos deberían reducir el consumo promedio a 14 mil litros. “Yo opino, Juan Ignacio y otras personas también, que tiramos mucha agua. No nos cae el veinte que somos una ciudad que prosperó en la parte semidesértica del noreste de México”. 

El gobernador dio ejemplos de las maneras en las que la población debería reducir su consumo de agua, todos nomás involucrando a ciudadanos comunes en vez de a la industria o empresarios. “Pero seguimos tirando el agua, lavando el carro, regando zacate. Aparte ni lo hacen en la noche, lo hacen en la tarde en la hora del sol. Ahí es cuando dices, esto es de todos. Por eso la frase más importante del nuevo gobierno es: no vamos a poder solos. Si todos somos parte de esta crisis todos vamos a entrarle a resolverla”.

En varios momentos durante la presentación, Samuel García se dirigía hacia los organizadores del evento disculpándose por el tiempo que le estaba tomando la presentación. Resultó este manejo de tiempo en que con tan solo 8 minutos para las 11 de la mañana se abriera el espacio para preguntas y respuestas con el gobernador, se tuvieron cuatro preguntas en total. Dos de las cuatro preguntas fueron realmente promociones; primero un libro relacionado a la historia del agua en Monterrey y segundo, un evento de la institución en la que se fomentaría el diseño de soluciones a problemas por parte de los alumnos. 

Las otras dos preguntas que sí buscaban una respuesta por parte del gobernador fueron primero, Regina Reséndiz, de la FETEC, quien planteó la circunstancia en que ahora las personas incorporadas formalmente a la red de Agua y Drenaje no fuera capaces de pagar por esos servicios, reiterando que el derecho el agua es un derecho humano. El gobernador respondió que en ese caso en particular recibirían apoyo por medio de subsidios, sin dar mucho detalle acerca de si se había contemplado esa circunstancia anteriormente o no. 

La última pregunta fue posible gracias a que desde las propias gradas una alumna gritó “¡una más Samuel, una pregunta más!”. El mandatario dio entonces la oportunidad a una última alumna de preguntar por qué los habitantes de colonias populares eran tratados como ciudadanos de segunda clase al no tener acceso al agua múltiples días de la semana, además preguntando qué haría acerca de los feminicidios que se han presentado en el estado . El gobernador negó estar realizando cortes fuera de lo explicado en la presentación, indicando que si es que no tenían agua fuera de las fechas calendarizadas entonces esas personas eran parte del 10% que tomaba agua de forma ilegal. Esta declaración fue hecha a pesar de que la propia pregunta se refería a colonias de mucha antigüedad en la ciudad; no parte de la actual mancha urbana que carece de planeación. Ignoró completamente el tema de los feminicidios.

Fue cuando se acabó la sección de preguntas y respuestas que se presentó una renovada explosión de energía y varios estudiantes tuvieron la oportunidad de reclamarle otras cuestiones al gobernador. Justo en el momento en que se dieron por terminadas las preguntas un estudiante que mantuvo su mano levantada durante toda la sección pero no se le dio la palabra gritó: “¡¿Y qué harán los empresarios Samuel?!”. Como se mencionó anteriormente, a lo largo de la presentación al hablar de esfuerzos y sacrificios nunca se hizo alusión específica al rol de las industrias existentes en el estado. Segundos después, cuando el mandatario ya se encontraba detrás de la mampara otra estudiante gritó: “Nuevo León es feminicida”. 

El tema de los feminicidios siguió presente afuera, incluso después de las preguntas. Mientras el gobernador posaba para fotografías con ciertos estudiantes otra estudiante le llegó a decir, “Samuel, te encargamos el tema de las mujeres.” En un video del momento, se aprecia al gobernante solamente volteando hacia la estudiante que realizó la pregunta y asintiendo. Poco antes de que el gobernador se fuera de las instalaciones ya definitivamente, volvió a escucharse un grito de “Nuevo León es feminicida” seguido de un “No fue sequía, fue saqueo”.

Dichas frases siguieron resonando en las conversaciones de los estudiantes alrededor de la biblioteca, incluso después de que Samuel García se fuera. Si algo se tiene que enfatizar de este evento es que en la institución no solo existen estudiantes con interés por involucrarse en temas públicos, sino que—incluso en lugares donde es increíblemente sencillo dejarse nublar por el privilegio—la resistencia existe.

Comparte en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp