¿No le pierdes, Pa’l Norte?

Pa’l Norte 2023 tiene los precios más altos en toda la historia del festival; los boletos podrían llegar a costar más que el salario promedio en México

Por: Carlos Olvera y Paulina Sánchez Hernández @_paulinna19

“Siempre poderoso y ascendente”, así se define el festival Pa’l Norte, uno de los eventos musicales más emblemáticos del noreste de México. La historia del festival se remonta a 2012, cuando se organizó por primera vez. Aquella edición se llevó a cabo en el parque Diego Rivera (el terreno frente al kiosco de las quinceañeras) en el municipio de San Pedro. A partir del 2013 el evento se estableció en el Parque Fundidora, uno de los lugares más icónicos de Nuevo León y, desde entonces, siempre se ha realizado en el mismo lugar.

El próximo año, Pa’l Norte celebrará su edición número once, ahora con un evento que por primera vez tendrá una duración de tres días. A pesar de que el line up todavía es desconocido, los precios del abono ya fueron anunciados. Después de 10 ediciones, el festival ha construido una base sólida de seguidores que cada año están dispuestos a pagar sus entradas aún sin conocer a los artistas que se presentarán en la ciudad.

La venta de entradas funciona a través de fases, la más barata es la “tempranera”, a la que solo tienen acceso de preventa las personas con una cuenta en Hey Banco (del grupo BanRegio). Los boletos de cada fase se dividen en: General, General+, Ascendente y VIP.  El abono general tiene un precio de 3 mil 402 pesos en la modalidad “tempranero”, la cual representa la oferta más económica de todo el festival (a la que también se le agrega un 20% extra de cargos por servicio si la compra se realiza en línea). 

Con el paso de las ediciones el precio de los boletos ha incrementado, llegando al punto en el que este año, los precios por día son más del doble que en 2016, cuando costaban 500 pesos. Debido a estos aumentos, la accesibilidad al festival se ha reducido dramáticamente, puesto que ahora la posibilidad de compra de un boleto se ha limitado a los sectores socioeconómicos más altos.

Como comparación, a mediados de 2022 el ingreso real promedio de la población trabajadora en México se calculaba en 6 mil 534 pesos al mes, lo cual quiere decir que, un abono general tempranero equivale a más de la mitad de lo que gana una persona promedio a nivel nacional. Además, si se toma en cuenta que los precios de los abonos tempraneros incrementaron en un 20% respecto a la edición anterior, las entradas generales podrían llegar a costar 6 mil 100 pesos en su última fase, igualando el ingreso real promedio del país. 

Para quienes no busquen asistir a todos los días del evento, la alternativa es simple, esperar hasta inicios del 2023 para poder adquirir un boleto individual que rondará los 2 mil pesos (2 mil 500 contando los cargos por servicio). Por si fuera poco, esta situación se agrava cada vez más tomando en cuenta que el país está a las puertas de lo que parece ser una inevitable recesión económica que se hará presente a mediados del próximo año. 

¿Y, qué onda con las fases?

En otros temas, la venta de boletos por fases siempre ha dado de qué hablar desde la primera vez que se implementó, en el Pa’l Norte 2014. Y es que este tipo de venta no premia de ningún modo a los consumidores más fieles o “tempraneros”; el festival no ofrece algún tipo de beneficio extra a quienes tienen la suerte de conseguir su boleto desde el primer día de venta. La única satisfacción que se obtiene, es la de no tener que gastar miles de pesos más en las siguientes fases por obtener exactamente el mismo servicio.

La preventa tempranera con Hey Banco agotó los boletos en menos de cinco minutos y las quejas no se hicieron esperar en todas las redes sociales del festival. “A las 11:01 se acabaron los vip tempraneros del pal norte”, comentó una usuaria en twitter. Otro usuario también dijo, “estoy pensando que en realidad no existen los tickets (en esa fase) y que te hacen comprarlos en otra fase con precio más elevado…”.

Lo cierto es que no existe transparencia en la cantidad de boletos que se venden en cada fase. La experiencia actual de los consumidores apunta a que la gran mayoría del boletaje se liberará en las últimas fases, una vez que el precio ya ha aumentado considerablemente.

El alza en los precios de los boletos no es un hecho aislado al festival Pa’l Norte, otros eventos musicales de este estilo como el Vive Latino y el Corona Capital, ambos llevados a cabo en la Ciudad de México, cuentan con precios similares. Al día de hoy, un boleto de fase 4 para el Vive Latino tiene un precio de 3 mil 800 pesos, y agregando los cargos por servicio, este costo asciende a 4 mil 500 pesos por los dos días del evento.

El caso del Corona Capital fue aún más mediático ya que, sumado a los precios oficiales ya de por sí altos, las y los revendedores aprovecharon la emoción de los fanáticos para aumentar el precio de los boletos de reventa hasta en un 60% (tomando en consideración los precios de la figura pública, @cigarrosdemiel).

Con precios y experiencias siempre “ascendentes”

Para la edición de Pa’l Norte 2023, el festival publicó los beneficios de cada uno de sus boletos. En comparación con la entrada “General”, la entrada “General+”, tiene un único beneficio extra: acceder a baños más limpios pagando 550 pesos más. El precio por tener acceso a servicios básicos como baños limpios e higiene es excesivo, suponiendo que todos los asistentes requieren este servicio al menos una vez en su estancia durante el evento (especialmente las personas que menstrúan esos días).

Así mismo, el acceso y la experiencia del festival se divide en la posibilidad de pagar para tener mejores beneficios y más espacio personal en el evento. Para los asistentes de VIP y Ascendente, hay mejores locaciones para disfrutar de los escenarios principales, lo cual reduce el espacio a los asistentes en general. El precio de los abonos en VIP comienza en fase tempranera desde los 5 mil 969 pesos; es decir, es casi el 90% del total del salario promedio en México. 

La experiencia entonces del boleto General es la menos completa, la más limitada y con un precio que no es nada barato. Al final, los festivales de música son cada vez menos económicos y más reducidos a la posibilidad de acceder a una mejor experiencia para disfrutar de las bandas y artistas que se presentarán en el escenario que, eso sí, tiene de frente a un Cerro de la Silla siempre poderoso. 

*Con información de Erick Valencia

Referencias:

CONEVAL. (2022). El CONEVAL presenta información referente a la pobreza laboral al segundo trimestre de 2022. https://www.coneval.org.mx/Medicion/Paginas/ITLP-IS_pobreza_laboral.aspx#:~:text=Ingreso%20laboral%20real%20per%20c%C3%A1pita%20seg%C3%BAn%20entidad%20federativa,a%20%242%2C880.91%20pesos%20mensuales%2C%20respectivamente

Saldívar, B. (2022). México no podrá evitar la recesión en el 2023: Moody’s Analytics. https://www.eleconomista.com.mx/economia/Moodys-advierte-que-Mexico-enfrentara-una-recesion-de-nueve-meses-a-mediados-del-2023-20220725-0057.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *