No se mata la verdad: periodistas piden justicia

Ayer por la noche 45 ciudades se unieron para vociferar el descontento ocasionado por los asesinatos de periodistas. Aquí un poco de cómo se vivió en Monterrey:

Por: Paulina Sánchez y Myrel Pezina

“No se mata la verdad matando periodistas”, esta consigna resonó esta semana en toda la república a causa de los recientes asesinatos a periodistas mexicanos desde el inicio del año. Las dos ciudades donde se cometieron los homicidios fueron Tijuana y Veracruz; sin embargo, el hartazgo se extendió a nivel nacional.  Simultáneamente, en 45 ciudades, periodistas salieron a las calles a exigir justicia por sus tres colegas asesinados en el año: José Luis Gamboa (Veracruz), Margarito Martínez (Tijuana) y Lourdes Maldonado (Tijuana). 

Monterrey se sumó a la petición de justicia. La cita fue en el monumento a la libertad de expresión, un monumento que a pesar de estar a unos metros del Palacio de Gobierno, es desconocido por muchos. No es un monumento muy llamativo, es apenas un pedestal de 10 metros de altura que se pierde fácilmente entre la infraestructura de la ciudad. 

El llamado fue a las 8:00 de la noche, pero antes de la hora pactada fueron llegando las personas, vestidas de negro y equipadas con cámaras y micrófonos, porque los periodistas, además de protestar, también iban a cubrir el evento. Fue un suceso en el que las personas al frente y detrás de las cámaras se intercambiaban papeles, unos protestaban mientras otros grababan y viceversa, “¿me tomas una foto?”, “¡me pasas la foto!”, se escuchaba entre la gente.

Colocaron veladoras y una corona de flores con los nombres de los tres periodistas asesinados, hubo un minuto de silencio no solo por la memoria de José Luis, Margarito y Lourdes, sino también por lxs otros 148 colegas que han sido asesinadxs en México desde el año 2000 por su labor de prensa.

“Periodismo en riesgo”, se leía entre las pancartas de las personas que asistieron. A pesar de que la convocatoria resonó a nivel nacional, en Monterrey apenas unas 60 personas acudieron al evento. La mayoría, sino es que casi todos, eran periodistas. Hubo pocas personas de la sociedad civil que se acercaron a ver, algunas solo por la mera curiosidad de la parafernalia que representan las cámaras y los micrófonos de prensa. 

Se hizo una lectura en voz alta del pliego petitorio presentado por Periodistas de México:

“En el territorio mexicano, la violencia de Estado que incluye la presencia del crimen organizado coludido con los gobiernos de los diferentes niveles, ha provocado zonas de silencio donde no hay condiciones para ejercer nuestra labor” mencionaron.  

“Durante el 2021, Comunicación e Información de la Mujer A.C (CIMAC) documentó que cada 38 horas una mujer periodista o comunicadora es sujeta de algún tipo de violencia por su labor de comunicar”, expusieron también.

El evento duró cerca de 15 minutos, únicamente el tiempo que tardaron en la lectura del pliego petitorio. Fue una congregación pequeña en la ciudad, que al final parecía un evento organizado por periodistas para periodistas. 

Después de terminar las peticiones quedaron unos cuantos asistentes, varios se conocían. Se saludaban entre ellos y parecía incluso que no se habían visto hace mucho tiempo “¿cómo están tus hijos?”, “¿sigues en el mismo medio?”, preguntaban. 

Lo notable de este acontecimiento fue la suma de Monterrey a las protestas a nivel nacional. Para Monterrrey esta no era una jornada nueva, sin embargo, fue la primera vez que periodistas de todo el país se unieron en un intento de consolidar un gremio que busca un mismo objetivo. 

Liliana Elósegui, fundadora de “Verificado” y coordinadora de la Red de Periodistas del Noreste de México, explica que el evento en la ciudad estuvo organizado por la Red de Periodistas del Noreste, la Asociación de Periodistas de Nuevo León y el Colegio de Periodistas y Comunicadores (actualmente en formación). 

Elósegui también mencionó que estas tres organizaciones han dedicado muchos años trabajando en asuntos de la libertad de expresión y el derecho a la información. Declaró que la ocurrencia de un evento como el de ayer es conmovedora porque se puede ver  “una unión entre colegas… Somos un gremio difícil, somos un gremio medio terco, pero ver esta unión es muy esperanzador”.

Comparte en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp