Música y futbol: una intersección política

El medio tiempo del Super Bowl LVI a cargo de Dr. Dre fue de gran relevancia e impacto. Conoce su trasfondo histórico y sus implicaciones políticas aquí

Por: Paola González | @norapaolags

El domingo 13 de febrero se llevó a cabo el evento deportivo más importante de los Estados Unidos: El Súper Bowl LVI. Se enfrentaban Los Ángeles Rams contra los Cincinnati Bengals en el Rose Bowl de Pasadena, California. Ver un Superbowl es más o menos lo mismo cada año (lo sabemos los que tenemos una especie de ritual alrededor de este), sabes que hay quienes lo van a ver porque siguen con vehemencia la NFL, hay quienes lo ven por el show de medio tiempo y hay algunxs despistadxs que se encuentran por primera vez con este evento por simple coincidencia. Yo, que pertenezco al primer grupo y que siempre denosté el halftime show, me encuentro ahora con una serie de emociones y afectos que solo despertaron gracias al trabajo del Dr. Dre y su grupo durante esos breves 15 minutos de concierto.

Andre Romelle Young, conocido como Dr. Dre, nació en Compton, California en febrero de 1965. Creció en un ambiente marginal rodeado de los problemas generados por las pandillas, las drogas y la brutalidad policial. Saltó a la fama a través N.W.A donde trabajó junto a Ice Cube, Eazy-E y consolidaron el subgénero musical del gansta rap, que incorporaba en la letra de las canciones del Hip-Hop la realidad cotidiana de las pandillas y el crimen dentro de las comunidades negras en EE. UU. Su primer álbum, Straight Outta Compton, los llevó a la fama como artistas. El sencillo “Fuck tha police”, incluido en este álbum y cuya autoría corresponde a Dr. Dre, es una canción de protesta que denunciaba la brutalidad policiaca y el racismo:

Fuck the police comin’ straight from the underground

A young nigga got it bad ‘cause I’m brown

And not the other color so police think

They have the authority to kill a minority

La canción y su interpretación en conciertos los llevó a ser arrestados y amenazados por la policía y el FBI por alteración del orden público. El FBI llegó a escribir a N.W.A acerca de lo peligrosa que podía ser la letra de la canción. Esta sigue causando disturbios en algunas zonas, incluso cuando es interpretada por artistas que no pertenecen al grupo original.

Dr. Dre fue señalado como uno de los autores de las canciones que llevaron a la población de Los Ángeles a protestar y levantarse tras el incidente de brutalidad policial del que fue víctima Rodney King en 1992. Aunque esto esté lejos de ser cierto y más bien la conmoción causada por la difusión del video fue la que provocó los levantamientos, es relevante decir que la música producida por los raperos desde mediados de los 80’s era utilizada para canalizar las protestas contra las manifestaciones de racismo de parte de la sociedad y gobierno norteamericanos. La mayor parte lo hacen de una forma vulgar y sin tapamientos, lo que provocó en su momento una reacción mucho más adversa de aquel segmento de la sociedad que se sintió señalado por las letras de estas canciones.

#BlackLivesMatter y la NFL 

Es 2016, han pasado 24 años desde los disturbios en Los Ángeles y Colin Keapernick, mariscal de los San Francisco 49ers se arrodilla cuando empieza a sonar el Himno Nacional de los Estados Unidos, en protesta por los casos de brutalidad policiaca que se dieron contra las personas negras durante el gobierno de Donald Trump y en apoyo al movimiento #BlackLivesMatter. Esta acción, repetida en cada uno de los partidos de la NFL, fue replicada por otros compañeros, por directores técnicos, por animadoras, por lxs aficionadxs y rápidamente se trasladó al mundo musical. La filósofa y activista Angela Davis posó con el jersey de Kaepernick como apoyo a las protestas dentro de la NFL. Dr. Dre se arrodilló junto con el jugador. A pesar del apoyo general, la presión presidencial y de los sectores republicanos dentro de la Liga Nacional lo llevaron a ser vetado.

Música política y futbol político

Leo “El show que revive la llama de #BlackLivesMatter en el Super Bowl”.  Muchas de las columnas hablan de la relevancia política de este concierto. Robb Shefield escribe para Rolling Stone “So the knee made all the difference, and the NFL got tackled on its home field”. La NFL, institución deportiva que había rechazado las manifestaciones en sus campos, es finalmente vencida por este grupo de cantantes en su propia casa, en el evento más importante del año y ante los ojos de todo el mundo. 

Donald Trump ya no es el presidente de EE. UU., sin embargo, los sentimientos y las ideologías que lo llevaron a la presidencia siguen presentes en el cuerpo político y el cuerpo social del país norteamericano. Los deportes y la música, espacios populares, pueden ser fácilmente espacios para protestar y promover el reconocimiento de los derechos y la dignidad de las minorías. Para mí fue un placer poder ver a esta generación de cantantes, unificadxs por la guía de Dr. Dre: Snoop Dogg, Kendrick Lamar, Mary J Blige, 50 cent y Eminem que han tenido un rol central en la historia de la música norteamericana y han asumido su rol político en esta ocasión, mucho más allá de su papel musical.

En este Black History Month, recordemos que el hiphop no ha sido crucial para la historia de la música norteamericana, sino que, como lo vimos en el Super Bowl, es la historia de la música americana la que narra las otras experiencias y las realidades que la historia ha querido negar. #BlackHistoryIsAmericanHistory.

Comparte en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp