Marea Verde se planta frente a Rectoría

'Si nos hacen la vida tan imposible a nosotras dentro del Tec, ¿por qué perdonan a los agresores?'. Alumnas se plantan frente a Rectoría para demandar congruencia de la institución

Por: Paola González

Amar y reconocerme en la otra. Saberme 
intrínsecamente vinculada. Saberme ella.
Daniela Rea.

Las organizaciones feministas y en pro de los derechos humanos HeForShe Tec, Colectivxs Unidos, Girl Up Tec de Monterrey, Alianza Grito Violeta , Colectiva Los Ojos de Medusa, AIRE y lxs estudiantes del Tecnológico de Monterrey convocaron a “todas las mujeres y personas gestantes” a un plantón por el derecho a decidir el día de ayer 8 de septiembre a las 8 p.m. frente a Rectoría del Campus Monterrey. 

Atendiendo a la convocatoria, llegamos ahí alrededor de las 7:45 de la tarde. Estabamos cuatro estudiantes sentadas frente a la parte más simbólica y visible de la institución: el mural. Quince minutos después ya había alrededor de 50 estudiantes y Exatec cuya única actividad consistía en poner nerviosxs a quienes estaban vigilando desde el otro lado. Una dicotomía entre autoridad y disidencia planteada desde mucho antes de que comenzara la protesta. 

Para dar lectura del pliego petitorio las organizadoras nos distribuyeron a lo largo de la explanada. Exigieron lo siguiente: seguimiento al protocolo de violencia de género, cese al discurso de odio, revisión de los procesos a través de los cuales lxs alumnxs acceden a puestos de representación estudiantil. No más violencia a las mujeres ni actitudes que vulneren sus derechos sexuales y reproductivos. Personas expertas que lidien y hagan acompañamiento a víctimas. Cursos para colaboradorxs y directivxs sobre temas de género. Destinar recursos específicos y profesionales en materia de inclusión y equidad. Lineamientos específicos para asegurar que todas las personas que nos representan como estudiantes sigan los valores del Tecnológico de Monterrey. 

Mientras se estaban enunciando las peticiones, las estudiantes alzamos nuestras cartulinas para que aquellxs que pasaban por la rotonda pudieran ver lo que le exigimos al Tec. Muchos carros mostraron su apoyo a través de sus bocinas (solo uno mostró su desaprobación). Lxs transeúntes se paraban para escuchar, ver y tomar fotografías. En ocasiones parecía que lxs policías del municipio y los guardias del Tecnológico prestaban atención a las palabras dichas. 

Y tiemblen. Y tiemblen. 

Las luces azules del evento “Por siempre Tec”, organizado para lxs graduadxs de este semestre, se proyectaron en el cielo cuando nos agrupamos. Lxs directivxs del Tec estaban reunidos en Jardín de las Carreras mientras nosotras cantábamos el repertorio de consignas que estos años de lucha feminista han grabado en nuestras memorias. Que salgan los directivos, que salgan los directivos. Lxs mismxs que habían cancelado un diálogo con las alumnas 30 minutos antes de que este sucediera el día lunes. 

Cantábamos, escuchábamos y compartimos las experiencias de violencia que hemos tenido dentro de nuestra institución. Uno de los enunciados más comunes era la demanda por la congruencia, si nos hacen la vida tan imposible a nosotras dentro del Tec, ¿por qué perdonan a los agresores? ¿Por qué dejan que personas que violentan estén en puestos de poder?. En estos minutos de palabras cargadas de ira y fuerza, recibimos un mensaje de alumnxs que estaban en Centrales, la cafetería principal del Campus Monterrey: “Se escuchan hasta acá. Sigan”. 

“Era azul tec, no azul antiderechos” 

Estudiantes de ingeniería, de economía, de psicología, de derecho, de periodismo, de letras impulsan el cambio en una universidad que no ha valorado lo suficiente la fuerte voz de sus alumnas y que ha fallado en prevenir y atender los casos de violencia de género en todos los niveles. Estudiantes que no exigen la destitución ni la renuncia de ningún directivx, que aún después de las decepciones confían en que su Institución puede mejorar. Estudiantes preocupadas por el periodo de evaluaciones: “terminando esto tengo que estudiar para un examen de mañana”, “llegando a mi casa escribo un ensayo”. 

Ninguna de ellas quisiera que estas manifestaciones tuvieran que tomar lugar. Esperan no tener que temer represalias que el Tec pudiera emprender contra ellas. Sin embargo, las protestas y la disidencia son y serán necesarias hasta que cada una de las exigencias sea atendida de manera en que se pueda posibilitar un espacio de justicia y resarcimiento. 

Y retiemble en su centro la tierra, al sororo rugir del amor 

Avanzamos hacia la caseta de entrada al Tec. Se entregó el pliego petitorio a un guardia, porque lxs directivxs no lo quisieron recibir. Cantamos No son los guardias, son los directivos.

Nos sentamos para una fotografía frente al nombre del Tecnológico y su logo. Mientras la tomaban, cantamos “Yo todo lo incendio, yo todo lo rompo / Si un día algún fulano te apaga los ojos / Ya nada me calla, ya todo me sobra / Si tocan a una, respondemos todas”. 

Es septiembre, mes de la patria y Monterrey recibe los primeros vientos del otoño. No hay caras tristes después del martes que tuvo la Suprema Corte de Justicia, jornada que resultó un triunfo para los derechos reproductivos de las mujeres en México. Sabemos que las cosas van a cambiar y estamos aquí, sentadas y cantando,  para asegurarnos de que lo haga. 

Sin miedo 

“Vamos a pegar las cartulinas pues”. Montamos sobre el logo plateado del Tec nuestras consignas, nuestras inconformidades y nuestras peticiones de justicia. Cuando salen, por fin, las representantes del Tecnológico de Monterrey. Por un momento pensamos en que nos iban a decir que quitamos las cartulinas. Ya no quedan más que dos decenas de manifestantes. Ellas enuncian: “no somos directivas, pero escuchamos y queremos ayudar”. Se abre un diálogo, se tiende un puente. 

Estoy aquí 

“Estoy aquí porque estoy inconforme con la manera en la que los directivos del Tec están tratando con tibieza los reclamos de las alumnas que no se sienten protegidas por los protocolos”

“Estoy aquí porque creo que el Tec tiene una postura muy clara en cuanto a derechos de las mujeres y al aprobar el grupo antiaborto está infringiendo todo lo que predica”

“Estoy aquí para ejercer presión para que el Tec pueda proceder con un caso que ya presenté ante la oficina de género, asuntos disciplinarios y rectoría en contra de mi agresor”

“Estoy aquí para defender los derechos de las personas gestantes y sobre nuestro cuerpo”

“Estoy aquí porque creo que todas las mujeres y personas gestantes deberían poder vivir con el derecho y la seguridad de que en caso de que lleguen a necesitar un aborto lo puedan realizar de manera segura, legal y acompañadas” 

Comparte en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp