Literatura y maternidad

La maternidad ha sido retratada pocas veces en la literatura, a continuación te presentamos un análisis de este fenómeno a través de tres textos literarios

Por: Paola González | @norapaolags

Cuando, sin ser maravilla,

se hallaban en tu belleza

dos cuerpos en un lugar;

dos formas y una materia

Sor Juana Inés de la Cruz

Escribir y maternar son un acto de creación.  Es sorprendente, por lo tanto, que no veamos en la literatura suficientes textos que hablen sobre la maternidad. Esther Vivas analiza este fenómeno de la siguiente manera: “La literatura ha sido desde hace mucho tiempo un territorio masculino, y cuando la maternidad aparece en los textos firmados por hombres, lo hace desde el punto de vista del marido o del hijo […] El patriarcado no solo ha silenciado la experiencia materna en lo social, sino también en lo cultural” (72). Los hombres dejaron su legado en la palabra: hicieron libros en los que anunciaban sus aventuras o promovían las ideas que tenían sobre la vida intelectual de la época y la constitución de la vida pública. De la industria femenil quedaron unos cuantos poemas y algunos libros de monjas, aristócratas y burguesas que buscaban dar parte de que las mujeres también éramos racionales.  Sin embargo, el tema de la maternidad fue dejado de lado porque, visto desde el productivismo, era el punto débil de la incorporación de la mujer al trabajo extradoméstico y del lado político y social, de la constitución de la mujer como persona pública. 

En los últimos años una nueva ola literaria le ha dado visibilidad a la vida de las mujeres y a su experiencia como madres. Esta, después de muchos años en el lado anglosajón, ha alcanzado al mercado editorial hispano. En las siguientes líneas trataré el caso de 3 libros de escritoras mexicanas que giran alrededor de la maternidad: Casas vacías de Brenda Navarro (Editorial Sexto Piso), La hija única de Guadalupe Nettel (Anagrama) y Línea nigra de Jazmina Barrera (Almadía). Las obras abarcan temas como el proceso del embarazo, las imposiciones modernas en el mismo, la ambivalencia del feminismo frente a la maternidad, la adopción, la teoría del cuidado, entre otros. 

Casas vacías

La maternidad se construye discursivamente como un periodo de felicidad y de luminosidad para las mujeres que la experimentan. Casas vacías, de Brenda Navarro, pone ante los ojos su lado más oscuro: narra la desaparición de un hijo desde el punto de vista de la madre y desde el punto de vista de la mujer que se lo lleva -quien también se convierte en madre al hacerlo-, simulando un espejo en la narración que el lector atraviesa de lado a lado. La situación atormenta a las dos protagonistas, que tienen que lidiar con el contexto mexicano profundamente adverso y exigente hacia las mujeres que no pueden tener hijxs o que han perdido unx. El texto, además, visibiliza las diferencias entre la experiencia de la maternidad a partir de las desigualdades sociales. La novela contrasta en todo momento la perspectiva de ambas mujeres, dejando a un lado la posibilidad de tomar parte hacia una de ellas, lo que provoca que se eliminen las categorías dicotómicas alrededor de la maternidad y que no se perciba como algo fijo, sino como un proceso que abarca el espectro de emociones que permite la condición humana. 

La hija única 

Una de las ideas que más se cuestionan en estos textos es la ambivalencia en el discurso alrededor de la maternidad. En la sociedad se piensa por un lado, que es la gran enemiga de la mujer y que impide su emancipación; por el otro, que es una forma de transmisión de cultura y cuidado hacia lxs hijxs. Las fronteras entre estas ideas se derrumban cuando nos encontramos con la narradora de La hija única, de Guadalupe Nettel, que rompe con la idea de que no ser madre te exime del cuidado hacia otros y que muestra que la maternidad no es enemiga del ejercicio de la individualidad, por más difícil que sea este proceso. 

La novela de Nettel es cruda al narrar la realidad que viven los padres cuando se enteran que el embarazo no es viable, uno de los temas más escondidos por la sociedad. Maternidad y enfermedad se conjugan tanto en Casas vacías como en La hija única y desbordan la narrativa que busca eliminar la vulnerabilidad del sujeto moderno. La exponen, la llevan al extremo y rompen los mecanismos de lo prohibido dentro del texto literario porque revelan lo abyecto de la conjugación entre la infancia y la enfermedad.

Línea nigra

Línea nigra, el diario de Jazmina Barrera, se inserta en esta misma línea y toca la combinación casi natural, y negada históricamente, entre el acto de escribir y el de ser madre. La novela proyecta dos líneas: la conexión de la narradora con su mamá y la que tiene con su hijo. Ambas se combinan, lo que abre en el texto muchos cuestionamientos y reflexiones acerca del nacimiento, del principio y de la creación. Esta última es un eje fundamental que se articula tanto con el comienzo como con el dejar rastro de la experiencia de la vida a través del arte. 

Barrera deja correr la tinta cuando habla del parto, el acto de amamantar y los cuidados. Amamantar y leer, parir y escuchar música, escribir y cuidar; estas conjunciones representan algo más que la vida privada de las mujeres. Plasman a la maternidad en toda su complejidad y cotidianidad, y finalmente, revientan el mito.

Los tres textos literarios, en mi percepción, dan parte de que esa maternidad rebelde e insumisa es posible, pero sobre todo, que esta maternidad es narrable y que debe de estar en ese curioso artefacto que llamamos libro, puesto ante los ojos de todos. Dejo ir en este texto lo relacionado con la violencia obstétrica, la infertilidad y las críticas al capitalismo articuladas en cuestión de género, raza y clase que las novelas hacen.  Estos temas, aunados a los ya mencionados, proponen una estética que enseña aquella cara que la conjugación entre el capitalismo, patriarcado y Estado ha querido ocultar de la maternidad y que poco a poco se consolida como una nueva ética en la literatura.

Bibliografía

Barrera, Jazmina. Línea Nigra. Ciudad de México: Almadía, 2020.

Navarro, Brenda. Casas vacías. Ciudad de México: Editorial Sexto Piso: 2019. 

Nettel, Guadalupe. La hija única. Ciudad de México: Anagrama, 2020. 

Vivas, Esther. Mamá desobediente: Una mirada feminista a la maternidad. Ciudad de México: Ediciones Godot: 2021. 

Comparte en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp