Estadio Borregos recibe a miles de jóvenes para vacunarse

El Estadio Borregos sirvió una vez más como sede de vacunación, esta ocasión fueron los jóvenes quienes asistieron a las jornadas

Por: Paulina Sánchez

La Casa de los Borregos, que forma parte importante de la vida estudiantil, juvenil y comunitaria del campus Monterrey, abrió sus puertas esta semana para proteger del COVID-19 a miles de jóvenes regiomontanos, foráneos y extranjeros de 18-29 años. 

Durante la jornada de vacunación se registró una marcada afluencia en el número de asistentes. De acuerdo con cifras oficiales, el recinto deportivo universitario aplicó durante el primer dia 11 mil dosis de la vacuna Moderna. A lo largo de los 4 días que se mantuvo la jornada, los jóvenes llegaron desde temprano en la mañana para recibir la primera de dos dosis de la vacuna correspondiente. 

Entre los requisitos necesarios para la vacunación se pedía una credencial oficial, el registro de vacunación, comprobante de domicilio original y un bolígrafo para anotar la marca de la vacuna aplicada. Algunas personas en la fila aprovechaban para poner en orden su documentación, mientras otras solo esperaban su turno pacientemente. 

Según la experiencia de los y las asistentes, a pesar de la fila casi kilométrica para ingresar al centro de vacunación, el tiempo de espera fue corto y la logística resultó fluida. Maoly Jaramillo tiene 24 años y su hermana Lea tiene 18. Juntas fueron a vacunarse y para ellas estar vacunadas representa “estar un paso más allá”, comentan que aunque ya tienen la primera dosis, buscan seguir cuidándose igual, para ellas la vacuna “es usar cubrebocas pero con un poco más de tranquilidad”. 

José Domingo de 20 años también acudió a recibir la dosis correspondiente. Es estudiante de Ingeniería Mecánica Eléctrica en la Universidad Regiomontana pero acudió al centro de vacunación del Estadio Borregos porque era el lugar que le quedaba más cerca. José llegó a las 9:00 am del viernes a vacunarse. Pensó que iba a ser muy tardado pero “fue más el tiempo que estuvo caminando que el que pasó en la fila”. 

Para José, un estudiante en medio de la pandemia, vacunarse representa la posibilidad de poder regresar a las aulas. Así mismo, por el trastorno por déficit de atención que padece, estudiar en línea se le dificulta más de lo normal. Con esta vacuna se quita un peso de encima y ve más cerca la posibilidad de ir al a facultad a retomar su vida estudiantil normal. 

El Estadio lucía lleno a pesar de las butacas vacías que parecían esperar a que la gente las usara. Luego de hacer la fila afuera del recinto, las personas pasaban a una sala en las que se aplicaba el biológico. Después permanecían un rato sentados en otro lugar para esperar veinte minutos, en caso de que se pudiera presentar alguna reacción alérgica. 

Durante el tiempo de espera, el personal de salud anunciaba en un altavoz, que “se podía comer de todo excepto si la persona era alérgica a cierto tipo de alimento”. Igualmente repetían en voz alta información acerca de síntomas que pudieran presentarse como efectos secundarios. 

La campaña de vacunación estuvo organizada por la Secretaría de Salud del estado, igualmente estuvieron presentes la Secreraría de Bienestar, el IMSS y la SEDENA. Así mismo, también participaron agentes de tránsito del municipio de Monterrey, para agilizar el tráfico y cuidar las filas de personas. De parte del Tec de Monterrey participaron pasantes de las carreras de ciencias de la salud y de TecSalud. 

Comparte en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp