El legado artístico y de autenticidad de SOPHIE

El 30 de enero del 2021 falleció la artista SOPHIE, dejando con su partida un legado musical y de liberación imposible de olvidar

Por: Karla Ortíz 

La madrugada del 30 de enero la humanidad perdió una de las mentes más brillantes de nuestra generación. “Fiel a su espiritualidad, subió para ver la luna llena y accidentalmente se resbaló y sufrió una caída” menciona el primer comunicado sobre el fallecimiento de SOPHIE publicado por su disquera. Sin duda alguna, la artista brindaba con su visión única un aire auténtico al contenido musical que creaba y producía. Pionera de la nueva corriente de música que hoy es mejor conocida como hyperpop, SOPHIE se caracterizó por su pop experimental y por abrir las puertas de este género musical a  tener exposición ante una mayor audiencia mainstream.

Al inicio de su carrera como artista independiente mantuvo un bajo perfil respecto a su vida personal: fue hasta el lanzamiento del autodirigido video musical de It’s okay to cry (2017) en donde utilizó por primera vez su voz e imagen en su trabajo. Posteriormente a dicho lanzamiento, se abrió a la prensa y los medios sobre su vida como mujer transgénero. Los visuales parecieran ser sacados de un sueño: por casi cuatro minutos podemos ver a SOPHIE, con su pecho expuesto, contra un telón de fondo de nubes y aire rozando su rostro y cabello. Definitivamente, esta fue una de las maneras más bellas, poéticas e inspiradoras de dejar atrás su anonimato. “There’s a world inside you, I wanna know what it feels like” canta SOPHIE casi finalizando la canción, “I wanna go there with you. Cause we’ve all got a dark place, maybe if we shine some light there it won’t be so hard”. Al escuchar la letra, es fácil de entender el hecho de que no fue fortuito que su primera aparición fuera en este video musical; esta canción toca como tema principal el reconocimiento del dolor que existe al ocultar de los demás o de unx mismx la identidad propia, y a la vez recuerda con suma ternura que está bien llorar. “Just know whatever hurts, it’s all mine” repite SOPHIE en cada coro con una mirada fija en el espectador.

Autenticidad y liberación  

En una de las primeras declaraciones oficiales sobre su fallecimiento, su equipo de management la describió como “un ícono de liberación” y eso es exactamente lo que SOPHIE personificaba. Aún más importante, su voz en la comunidad trans sirvió como un catalizador de liberación a través de su música, a menudo con la afirmación que el ser trans era un sentimiento de paz y que en última instancia resulta ser una reivindicación de la identidad propia. En sus propias palabras para la revista Paper, “significa que ya no hay expectativas basadas en el cuerpo en el que naciste, o cómo es que tu vida debe desarrollarse o cómo es que debe terminar”, pues SOPHIE explica, “es más sobre sumergirse en un viaje personal de descubrirse a unx mismx. Hay algo aún más espiritual sobre eso, y lo que es posible una vez que alcanzas ese lugar es la habilidad de, entonces, ver a otras personas no con algún prejuicio – no como si estuvieran intentando quitarte algo, sino con una apertura”.

En efecto, esta visión de vida en la que se prioriza una búsqueda constante de autenticidad es congruente a su legado artístico. En su álbum debut, mismo donde se encuentra It’s okay to cry, encontramos música que se atreve a explorar su potencial respecto a distintas posibilidades artísticas y creativas. Al adentrarnos al mundo creado en Oil of Every Pearl’s Un-Insides, el cual curiosamente su fonética se asemeja a la frase Love Every Person’s Insides, podemos apreciar un conjunto de música que mezcla retumbantes bajos graves y sintetizadores agudos resultando en un pop electrónico muy divertido y a la vez, cautivador. Sin SOPHIE, probablemente no existirían los demás pioneros del hyperpop de la manera que conocemos y con esta creciente popularidad. Algunos ejemplos de estos artistas son 100 gecs o incluso la producción electrónica que hemos visto en la alza del K-Pop en estos últimos años. El trabajo de SOPHIE con artistas como Charli XCX, Madonna y Arca definitivamente ayudó a expandir la visión y los límites de lxs productores a mayores y nuevas audiencias, llevando al pop y a la electrónica a un nuevo mundo de posibilidades experimentales.

He tratado de hacer memoria de la primera vez que escuché a SOPHIE pero no logro encontrar un momento específico. Sin embargo, de lo que estoy segura es que debió de haber sido en algún punto entre 2016 y 2017. Las primeras imágenes que vienen a mi mente son recuerdos en las casas, departamentos y coches de mis mejores amigxs bailando a su música: riendo, sudando y disfrutando plenamente de nuestros últimos años de adolescencia y los inicios de una nueva etapa como adultxs jóvenes, sin mera idea sobre el rumbo del futuro. Ahora más que nunca quisiera volver a reunirme con ellxs y celebrar la vida de SOPHIE bailando a su música.

Si bien nunca la conocí y reconozco que el dolor que siento ahora no se compara en lo absoluto a quienes tuvieron la fortuna de ser parte de su vida, pareciera ser que acabo de perder a una gran amiga. Pues, SOPHIE inspiró a una gran cantidad de personas de la comunidad LGBTQ+, especialmente trans, a explorar nuestra creatividad y sentir en su música un espacio seguro y recordar que no solo está bien sentir, sino que además hay fortaleza en la vulnerabilidad. Quiero agradecer a SOPHIE en nombre de todas aquellas personas que inspiró con su música, espíritu, y como un ícono de liberación trans. Estoy segura de que cada vez que veamos a la luna, la recordaremos con el mismo amor que ella nos dio. 

Comparte en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp