El día que el Tec se convirtió en centro de vacunación

Acompañados de sus familiares, adultos mayores asisten al Estadio Borregos a vacunarse contra el Covid-19. Aquí nos platican su experiencia.

Por: Roberto Juárez | @ChinosSabbati

Después de vivir un año en pandemia por el Covid-19, en México, durante la última semana del 2020 inició una de las campañas de vacunación más extensas que se haya tenido hasta la fecha. En lo particular, la campaña mexicana se ha mostrado lenta y con rezagos, y después de tres meses de haber iniciado a escala nacional, el lunes 5 de abril, se anunció el comienzo de la vacunación de adultos mayores en Monterrey. A partir del 12 de abril, parte de las instalaciones del Estadio Banorte (Borregos) del Tecnológico de Monterrey fueron transformadas para ser una de las 9 sedes de vacunación anti-Covid 19 en la ciudad. 

En la sede del Estadio Banorte, desde las 6:00 de la mañana los primeros miembros del personal de salud comenzaban a arribar a las instalaciones. Preparaban y acomodaban el equipo necesario para colocar las inyecciones. A pesar de que, oficialmente, las primeras citas estaban programadas para las 8:00 am, desde las 7:00 am se comenzaba a ver a los primeros adultos que llegaban a las afueras de la entrada. Por lo mismo, los encargados de coordinar las operaciones en la sede optaron por adelantar la hora de apertura. 

Al llegar al centro de vacunación, el primer contacto que tenían los adultos mayores era con los miembros de la policía municipal de Monterrey, que los esperaban en las afueras de la entrada principal. Los cadetes estaban a cargo de asistir a los adultos en su llegada y salida, ayudándolos a subir o bajar de sus autos, apoyar a las personas con discapacidad proveyéndoles de una silla de ruedas, señalándoles la entrada principal, y, en ocasiones, acompañándoles hasta la misma.  

 Los adultos mayores que presentaran problemas para hablar o escuchar, se les permitía que entraran acompañados por un familiar. Al resto de los familiares de personas a vacunar que no presentaran estas dificultades, se les pedía esperar afuera del estadio, esto debido a cuestiones de salud pública. 

A partir de aquí, los denominados “Siervos de la ‘Nación’”, junto al staff de voluntarios enviado por el municipio, se encargaron de recibir a las personas, revisar su papelería de la cita y encaminarles hacia el interior del estadio, hacia la primera etapa del proceso de vacunación: el área de revisión. Ahí fueron guiados por otros miembros del mismo personal enviado por la alcaldía, después fueron sentados bajo techo y el equipo recabó los datos necesarios para registrar a las personas de la tercera edad. 

Los adultos esperaron hasta que se les dieron indicaciones para pasar al área de vacunación. Las personas fueron asignadas a uno de los 12 módulos de vacunación, donde miembros de enfermería de las brigadas correcaminos, del IMSS, Tec Salud y Cruz Roja, los esperaban para vacunarlos. Durante un lapso de entre 5 a 10 minutos, las personas eran vacunadas y trasladadas al área continua, donde se les asignaba un asiento para ser observadas durante 15 minutos, con la finalidad de detectar cualquier efecto adverso que pudieran padecer. Según comenta uno de los miembros del equipo de vacunación, hasta el miércoles 14 de abril, fecha en que se realizó el reportaje, no se ha registrado ningún efecto secundario a causa de la vacuna en la sede.

En adición, las personas que padecieran algún tipo de discapacidad motora, moderada o grave, eran asistidos por la policía municipal, que los acompañaban desde la entrada hasta el edificio contiguo al estadio. En lo particular, esta era un área especial para vacunar a las personas con discapacidad.

Finalmente, se les dio salida a los adultos vacunados. Antes de irse del estadio, se les proveía un pequeño refrigerio.  

Los familiares, mientras esperaban fuera de la sede, comparten que ahora que su familiar ha sido vacunado, encuentran cierta calma y alivio, pues esto implica una preocupación menos en tiempos de tanta incertidumbre. Rosio, que llevó a su madre a vacunar, nos comentó que se sienten “contentos de que le van a poner la primera vacuna, pero aún faltaría la otra todavía”. Asimismo, agregó que su madre ahora tendrá “más confianza, va a poder salir un poquito más con confianza”.

También, las personas de la tercera edad que salían del estadio, como Laura de 60 años, compartió que recibieron un trato “excelente” por parte del equipo de vacunación. Su proceso de vacunación no duró “ni una hora, a lo mucho 30 minutos o menos”. Ya una vez vacunada, Laura expresó que se siente “un poquito más segura”. En general, los adultos mayores, al preguntarles cuál era su sentir ahora que ya han sido parcialmente inmunizados, mencionaron que comienzan a liberarse del agobio que les provoca la epidemia, abriéndoles la oportunidad de retomar, paulatinamente, su vida cotidiana. Podría decirse que es el comienzo del fin de su pandemia personal. 

La campaña de vacunación continuará toda la semana con la intención de finalizar el domingo 19 de abril. En todo Monterrey se espera vacunar a poco más de 193,000 adultos mayores. Según reportan autoridades del Tec de Monterrey, en un día en el Estadio Banorte se llegaron a vacunar hasta 28,000 personas. 

Comparte en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp