Comunidad estudiantil protesta contra Vitae, grupo anti derechos del Tec de Monterrey

El pasado 3 de septiembre se aprobó en el Tec el grupo estudiantil ‘Vitae’, una asociación estudiantil anti derechos que se manifiesta en contra del aborto. En respuesta, la comunidad universitaria expresó su rechazo en redes sociales.

Por: Paulina Sánchez y Roberto Juárez

Justo cuando la Suprema Corte de Justicia en México está legislando en favor de los derechos reproductivos de las mujeres, argumentando que la interrupción del embarazo es un derecho fundamental, el Tec de Monterrey permite que ‘Vitae’, una agrupación antiaborto, se oficialice como grupo estudiantil.

El pasado 3 de septiembre tomó protesta el grupo estudiantil ‘Vitae’, una asociación que busca proteger la vida humana en todas sus etapas, desde la concepción hasta la muerte natural. De acuerdo con sus objetivos, el grupo pretende promover entre sus estudiantes el respeto y la protección de la dignidad y la vida humana.

Rodrigo García, vicepresidente de Vitae calificó en Twitter que el nuevo grupo estudiantil representa «un rayo de esperanza para esta universidad que se ha visto influenciada por las modas del abortismo y la ideología de género en los últimos años. ¡Seguimos adelante!». Este tweet fue posteriormente eliminado. Comentarios similares fueron expresados por Cynthia Canales, la presidenta de la asociación. 

En redes sociales la comunidad estudiantil ha expresado su rechazo ante la institución por permitir la consolidación de este grupo que va en contra de los objetivos de igualdad de género en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas. 

De igual forma, alegan que la existencia de ‘Vitae’ contradice los propios esfuerzos de la institución que apuestan por los derechos humanos, la diversidad y la igualdad; así como los principios y valores que defienden otros grupos estudiantiles.

HeForShe, uno de los grupos más importantes dentro de la comunidad universitaria en materia de feminismo e igualdad de género, expresó también su inconformidad ante la institución por permitir que ‘Vitae’ tenga libertad de difundir información antiderechos sin evidencia científica, mientras que otros grupos feministas son restringidos en la información que proporcionan.

“En el Tec no está textualmente dicho, pero siempre que intentamos tocar temas como el derecho a decidir de las mujeres siempre nos ponen muchas trabas”, explican. 

“No nos parece que nos estén privando y nos estén restringiendo la información que damos, que nosotras sí tenemos información verídica con evidencia científica y no salida de la biblia”, señalan.

Para las integrantes de la mesa directiva de Girl Up, el hecho de que exista un grupo como ‘Vitae’ dentro del ecosistema de grupos estudiantiles puede poner en riesgo la convivencia estudiantil. 

“Es un grupo que está en contra de los derechos humanos, entonces da mucho de qué hablar. No es un lugar seguro para todos los estudiantes, tanto por las personas que forman parte del Tec de Monterrey, como las personas que estamos dentro de grupos estudiantiles”, mencionan. 

Para Valeria Palacios, presidenta de HeForShe, la apertura de un grupo antiderechos es también entonces la apertura de la institución hacia temas que tienen que ver con los derechos de las mujeres y el derecho a decidir. 

“Las personas, las feministas del Tec decidimos que si les están dando espacio para hablar de esto y a nosotras nunca se nos abrió, vamos a empezar a exigir que se nos abra. Dennos espacio para hablar del derecho a decidir, dennos espacio para hablar de temas que no nos dejaban antes”, explica. 

Por su parte, la mesa estudiantil de ‘Vitae’ comentó a El Norte su proceso para ser elegibles como grupo estudiantil dentro de los estándares de la universidad. Mencionan que el personal de Capítulos Estudiantiles y LiFE estuvieron revisando por 8 meses los distintos requisitos solicitados y protocolos a seguir para formalizarse como grupo estudiantil. 

Ultimadamente, a pesar de mantener posturas que contravienen las de otros grupos que defienden los derechos de la mujer, la institución les dio luz verde para formar parte de la comunidad estudiantil. 

Respuesta institucional y perseverancia estudiantil 

En respuesta, la universidad solamente ha emitido un comunicado que publicó en redes sociales. En dicho comunicado el Tec anuncia que tiene intenciones de realizar una revisión hacia los valores, visión y misión del grupo, “así como la congruencia entre su propuesta de valor y sus voces públicas”. 

Esto último surge debido a los comentarios antiaborto y de tintes homofóbicos que llegaron a hacer los miembros de la mesa directiva y allegados al grupo en redes sociales. El comunicado continúa aclarando la pretensión de la institución de impulsar el florecimiento humano y estipula que cada grupo estudiantil debe de apegarse a los valores de dicha filosofía. 

La comunidad estudiantil mantuvo su postura retadora ante el Tec de Monterrey y los alumnos tacharon el comunicado de insuficiente, además de nada aclaratorio ante lo sucedido. Alegaron que la institución tomó una postura “tibia” o, más bien, “indiferente” y cuestionaron la honestidad con la que se emplea el concepto de “florecimiento humano”. 

La protesta surge en el marco de las celebraciones por el 78 aniversario del Tec de Monterrey, y por ello diferentes agrupaciones feministas de alumnas de la institución tomaron el siguiente lema: “78 años encubriendo acosadores y violadores. Abriendo espacios a grupos anti derechos. Criminalizando el discurso feminista…”

Comparte en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp