Alumnas protestan violencia de género en el Tec

Alianza Grito Violeta convoca protesta nacional en el Tec por la creciente violencia de género

Por: Mariana Castro | @pendejisimx

A nivel nacional

Este pasado viernes 21 de mayo, se congregaron feministas de la colectiva Alianza Grito Violeta en los diversos campus del Tecnológico de Monterrey para manifestar su inconformidad ante la nula intervención de las autoridades de la institución frente a la violencia de género que afrontan sus alumnas por parte de los alumnos, colaboradores y profesores del ITESM. 

La alianza, la cual está conformada por alumnas de todos los campus del Tec que buscan erradicar la violencia machista de los espacios institucionales, convocó esta protesta a raíz de que el 9 de mayo se cumplieron siete meses desde que la colectiva se reunió con autoridades del Tecnológico de Monterrey para presentar un pliego petitorio con las demandas de la alianza para combatir la violencia de género a nivel nacional dentro de la institución y sobre la cual, hasta la fecha, no se ha tomado ninguna acción. 

A pesar de haberse comprometido a dar una respuesta pronta a las peticiones de la alianza, las autoridades correspondientes, entre quienes se encuentran Inés Sáenz, Karla Urriola, Felisa González, Luis Raúl Domínguez, Gabriela Hernández y Perla Salinas, no han dado contestación alguna. 

De esta manera, la Alianza Grito Violeta citó a todas las alumnas de los distintos campus del Tec de Monterrey a manifestarse el día 21 de mayo para “hacerle saber al Tec que no nos sentimos seguras, que no nos sentimos escuchadas y que no nos vamos a quedar calladas” mediante una protesta a nivel nacional en las diversas explanadas de la universidad. 

En Monterrey

En Campus Monterrey, se presentaron alrededor de veinte mujeres cargando distintas mantas y carteles con consignas como: “Puedes acosar, violar y violentar y aun así te vas a graduar”, “Denuncié con asuntos disciplinarios y oficina de género hace 3 meses y no han hecho nada” y “No sólo soy una matrícula, soy tu alumna”. 

Posteriormente, se colgaron diferentes mantas en los alrededores de la institución recriminando la manera en la que se lleva a cabo el protocolo de género instaurado en el año 2017: “64% de los casos reportados quedan impunes”, “85% de las mujeres no se sienten protegidas por el protocolo”, “El Tec corre a sus maestras por denunciar violencia pero no a sus maestros por ejercerla”. Sin embargo, estas fueron desmontadas de las instalaciones sin siquiera cumplir las 24 horas de ser colocadas.

Además de las estadísticas presentadas en las mantas, la Alianza comunicó que, de acuerdo a su diagnóstico de violencia de género en la institución, alrededor del 56% de las víctimas y sobrevivientes han sido revictimizadas por el protocolo y quienes lo efectúan. 

De forma similar, previo a la protesta, se invitó a que las mujeres denunciaran a sus agresores, acosadores, abusadores y violadores de todos los campus del Tec por medio de un tendedero virtual con el propósito de colgar sus nombres en la protesta del viernes. En Campus Monterrey, esto se manifestó en la fachada principal del Tecnológico en la cual se pegaron más de cien nombres de presuntos agresores que actualmente estudian, laboran o colaboran en la institución. Momentos después, se hizo una lectura en voz alta de todos los nombres de estos presuntos victimarios a manera de visibilizar las denuncias que frecuentemente son silenciadas por parte del ITESM y sus representantes. 

Las alumnas presentes también hicieron uso de gises para evidenciar las maneras en las que la universidad había fallado en garantizar su seguridad y bienestar personal: “El Tec encubre a mi agresor”, “Comparto salón con mi abusador”, “Vi a mi violador graduarse con honores”. Del mismo modo, se presentó un nuevo pliego petitorio en el cual la Alianza Grito Violeta exigía que las autoridades correspondientes cumplieran con siete peticiones principales:

  1. Emitir una disculpa pública, explícita y sincera para todas las víctimas y sobrevivientes de la violencia de género en el Tec, a quienes la institución revictimizó, silenció y a quienes no garantizó justicia ni seguridad.
  2. Convocar una reunión para la recepción del pliego petitorio, el informe de la Alianza y la discusión de un plan de acción.
  3. Hacerle frente a los casos de violencia de género que han sido dejados al margen.
  4. Tomar en cuenta los medios extraoficiales, como los tendederos y otros espacios virtuales, para la investigación y actuación frente a la violencia de género.
  5. Crear e integrar una política institucional que tome en cuenta los antecedentes y denuncias de violencia de género para la admisión, contratación y designación de puestos de autoridad o liderazgo de cualquier integrante de la comunidad Tec.
  6. Realizar un diagnóstico completo y exhaustivo de la situación de violencia de género a nivel nacional, regional y por campus, con el cual se construya un plan de acción para la prevención y actuación.
  7. Hacer capacitaciones en violencia de género y perspectiva feminista constantes, suficientes y obligatorias, hechas por expertas en estudios de género para todas las personas de la comunidad Tec.

Finalmente, la Alianza concluyó: “Anticipamos su comunicado, que es el mismo discurso prefabricado de siempre; pero esperamos, sinceramente, equivocarnos. Esperamos que esta vez sí se abran al diálogo; que esta vez, sí respondan a nuestras necesidades específicas; que esta vez, sea con sus acciones que demuestren que, en efecto, les importamos”. Así, se dio por terminada la protesta que evidenció, nuevamente, la ineficacia del Tec al tratar con la crisis de violencia de género que se gesta en sus puertas y que lo tiene a él como su mayor facilitador.  

Comparte en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp